10 útiles consejos para cocinar la pasta

Para preparar un buen plato de pasta puede parecer sencillo, pero no todo es tan fácil como parece. Si aún no habéis conseguido que la pasta os quede en el punto justo, bastará con seguir los siguientes 10 trucos que te ofrecemos para cocinar la pasta tal y como lo hacen en Italia!

1. La pasta se debe cocer siempre en abundante agua salada. Se calcula en general un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. 

2. Os hemos dichos agua salada, pero ¿cuánta sal? Pues se agrega una cucharada sopera por cada dos litros de agua. Este es el punto justo para que no quede muy salado, o con poca sal.

3. Una buena recomendación para evitar que la pasta se pegue tanto al recipiente como entre sí (y nos ha pasado alguna vez no?): podemos añadir algunas gotas de aceite al agua donde vayamos a prepararla, de este modo la pasta no se pegará entre si.

4. Cuando el agua empiece a hervir, será el momento exacto para añadir la pasta, manteniendo siempre la temperatura de cocción. Nunca agregar la pasta antes de que el agua esté en pleno hervor, pues corremos el riesgo de que termine pasándose.

5. La pasta debe comerse "al dente", lo que significa que la parte central de la pasta no estará cocida del todo y la pasta en sí mantiene su forma. Al menos eso diría un buen italiano que para comer la pasta pasada es casi un sacrilegio.

                             


6. Una vez que comprobamos que está justo al dente agregamos un vaso de agua fría sobre el agua que está hirviendo.

7. Una vez que apagamos el fuego hay que esperar unos segundos y a continuación pasar por un colador, aunque lo mejor es dejar la pasta con un poco del agua de la cocción, no escurriéndola del todo.

8. En los platos de pasta con salsas cuya base sea el aceite, o por ejemplo si el plato lleva mariscos o pescado, no debemos poner queso parmesano, pues arruina el sabor.

9. Eso sí, ya que estamos hablando sobre el queso parmesano, debemos indicar que, cuando lo pongamos para acompañar la pasta, se debe cuidar de hacerlo de la siguiente forma: rallar el queso grueso si va con pasta corta, y fino si va con pasta larga.

10. Las salsas cuya base sea el aceite (como el pesto) se usan fundamentalmente para acompañar la pasta larga; mientras que salsas basadas en crema, suelen ser para la pasta corta. Las salsas de tomate en sus diversas formas pueden acompañar ambos tipos de pasta

Espero que todos estos consejos os sean de gran ayuda para preparar la pasta tal y como se merece! :)

Si conocéis otros trucos o consejos no dudéis en compartirlos con todos nosotros.

Ciao!

www.ilmercato.es

Comments

comments powered by Disqus